Desde Sumatra ll. La boda de Devi y Wendy en la comunidad minangkabau

Devi y Wendy se casan en koto Lawek, una aldea cercana a la nuestra y la familia nos ha invitado a la boda. Somos unos visitantes especiales. Llegamos temprano y están maquillando a Devi, la novia. Han engalanado las paredes de la casa con seda roja bordada con flores doradas, porque el rojo es el color del corazón.
Los enamorados son profesores y hoy se sientan en un trono compartido que simboliza que son “uña y carne” y que todo lo deciden entre los dos.

Durante el convite nos agasajan con una comida exquisita: carnes guisadas, verduras picantes con jengibre y especias, dulces de gelatina de cacao y “tapai hitam”, que es el arroz negro fermentado que recuerda un poco al vino, aunque no tiene alcohol.
El festín dura hasta la noche. Acude toda la aldea y todos nosotr@s bailamos y cantamos con los hombres y las mujeres minang. 
Y es que en companía de esta población te sientes como en casa.

Recibe el nombre de “Bundo kanduang” la madre mítica del pueblo minangkabau, pero también la mujer sabia que organiza cada més la reunión de mujeres para hablar de los problemas de la comunidad: ayuda económica o personal, planificación familiar, nutrición, educación, entorno y naturaleza. En la reunión asisten una funcionaria, una planificadora del Ayuntamiento, una criadora de patos, una vendedora de huevos…etc. Todas se definen también como amas de casa y gestoras de la economía.

También se habla de las costumbres ancestrales (Adat), que nos indican como hemos de comportarnos con los iguales, con los mayores y con los niños. Siempre con respeto y haciendo comprender los errores cometidos a través de proverbios minangkabau. Por ejemplo: la planta del arroz cuando es joven crece erguida, pero al madurar, el peso de los granos la hacen curvarse y esto nos enseña que debemos ser más humildes y dejar de lado el orgullo y la arrogancia.

En la escuela los niños y las niñas no pueden estar más de tres dias enfadados por el bién del grupo. Durante el evento nos han obsequiado con el “inti” una bola dulce de azucar y coco que simboliza el acuerd Mónica y Ayla nos han regalado una canción preciosa “Febrer”que ha entusiasmado.

A menudo viene a vernos Nurlis, sanadora del cuerpo y del alma. Nos hace masajes terapéuticos. Nos gusta por su alegría y el cariño que nos da. Con ella nos fotografiamos en el enlace de su sobrina.

En el hospital de Patanghajan trabaja Feb Rianti, enfermera y nuestra anfitriona en la casa. La visitamos en el hospital del districto y nos explica que la sanidad es gratuita y las medicinas también. Estos días está triste porque su hija Dita ha marchado a estudiar psicología a Yakarta y su marido Iván la acompaña para cuidar de ella allí. Los hombres minangkabau son muy cariñosos.

Pandai Sikat es la aldea de los artesanos de la madera y de las tejedoras con hilo de oro.
Copian los dibujos de los libros antiguos y representan flores, comida o simbolizan animales. Es el lenguaje del pasado que perdura y se hace presente. Ayla y yo hemos comprado en un taller un relieve en madera de una gran flor de color rojo que simboliza “corazones unidos”. También hemos conocido a Hidayat músico y cantante de musica tradicional y a las estudiantes que nos enseñan a bailar la “danza del platillo”. Un baile antiguo que se realiza para dar las gracias por la buena cosecha de arroz.

Y el dia 24 de agosto nos despediremos desde la playa de Padang, capital de Sumatra occidental, de esta tierra matriarcal de la que tanto aprendemos…

 

 

 



4 respuestas a “Desde Sumatra ll. La boda de Devi y Wendy en la comunidad minangkabau”

  1. Tino Veiga dice:

    Que envidia.
    Lo de que no se puede estar mas de tres días enfadado me parece genial. El hecho de tener una fecha de caducidad del enfado ya predispone a la reconciliación, creo.
    Un abrazo desde Madrid Anna

  2. Anna Pantinat Hernandez dice:

    Hola Anna!
    Sóc l’Anna Pantinat, antiga tutora i professora de música de l’Alba. M’ha encantat veure-la a les fotos!! Segueixo el teu blog perquè m’interessa molt l’antropologia i el feminisme i res, et volia felicitar pel teu blog, que he llegit i recomanat sovint.

    Un petó

  3. anna boyé dice:

    Moltes gràcieeeeeesssss!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *