El Falso Matriarcado

Mis amigos me preguntan en que consiste una sociedad matriarcal y yo les respondo que es un grupo social donde la mujer tiene una autoridad reconocida por todos en la organización del trabajo, la gestión de la economía, la toma de decisiones de la comunidad y la ley, sin dejar de lado a los hombres. En ella el consenso es fundamental y la mujer y el hombre tienen su espacio y son complementarios. La matriarca mira siempre por el bien de la comunidad. Son sociedades muy pacíficas.

Los matriarcados se estructuran en clanes cuyo nombre, prestigio y bienes se heredan de madres a hijas. El clan es una unidad económica. Socialmente se potencia las buenas relaciones con las familias y la ayuda mutua, creando armonía social. La sociedad está basada en la profundidad del “ser” y no en el “tener”.

En las comunidades matriarcales, hay un respeto profundo por el cuerpo de la mujer que da la vida. La semilla que como en la tierra, crece y perpetua la especie. Existe un gran respeto por la naturaleza, porque guía y enseña. Son comunidades normalmente agrícolas, en las que se practica la economía de subsistencia según la riqueza de la zona.

Sociedades en las que matriarcado no significa lo contrario de patriarcado, si no una manera más igualitaria de organizar la vida.

Matriarcado deriva de la palabra latina “mater” y de la palabra griega “arché” que significa tanto “dominio” como “principio”, siendo este segundo el significado más antiguo: “al principio las madres”, “principio materno”.

Pero también les explico que no deben confundirlo con el falso matriarcado que tiene la misma estructura que el patriarcado.

Hay que distinguir dos cosas en él: nace de la copia exacta de los valores patriarcales, en realidad es su doble. Y lo utilizan las mujeres como arma para ascender en la escala social al unísono que los hombres y, porqué, al ostentar los valores patriarcales son reconocidas por ellos, pero no advierten que en este acto, prostituyen su misma esencia femenina.

El poder coercitivo no es bueno para nadie y la libertad y la comprensión del otro son los valores que van implícitos en el auténtico matriarcado.

Las madres son un factor a analizar. Es preciso definir como ostenta una madre su poder, porque según como lo haga puede ser un sustento para la prole o una perdición, no dejando crecer la personalidad de los hijos. En las madres existe un poder inusitado, una autoridad absoluta que hace de la política un juego sin importancia al lado de la fuerza que tienen ellas.

En todas las sociedades la madre es el eje que sustenta la familia , pero según como actúe puede reproducir los patrones patriarcales sin indagar en ellos, o ser una verdadera matriarca que ejerce como en un matriarcado.

Y de donde nace este poder oculto sino de la percepción profunda que tienen de la vida en el acto de dar a luz. No es sólo el cuerpo que da frutos sino el alma siembra contenidos en los cuerpos y en el corazón de los hijos.

Porque los matriarcados son formas atómicas de comportamiento que definen una comunidad, sean éstos, reconocidos o no.



Una respuesta a “El Falso Matriarcado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *