Exposición colectiva Clàssics contemporanis II

He cedido para la exposición colectiva Clàssics contemporanis II, la foto de la Niña Diosa de Nepal del proyecto “La mujer y Dios. Viaje a la espiritualidad de la mujer en el mundo”

Con motivo del 25 aniversario del Espacio de Fotografía Francesc Català-Roca, se ha organizado, de la mano de Jordi Pol y para deleite de todos los amigos y amigas fotógrafos, esta muestra colectiva.Y es que la historia nos reserva un rinconcito en esta preciosa Casa Golferich. Gracias!!!

http://www.golferichs.org/exposicions/sala-golferichs-el-xalet/classics-contemporanis-ii/

cartell kumari blog calidad normal

Os escribo algunos datos sobre esta pequeña Diosa.

La Kumari es elegida por el Sacerdote Real de Katmandú entre las niñas de la casta Sakya. Una Kumari debe tener 32 signos distintivos: haber nacido bajo la luna llena de abril; tener la piel blanca y perfecta, sin cicatrices; los ojos negros o azules; la voz suave y grave; los dientes en forma de semilla de pepino; las orejas de buda… y pasar por una difícil prueba de valentía: durante una noche permanecerá sola en el palacio con la imagen de la diosa Taleju, rodeada de las cabezas de los búfalos sacrificados especialmente para la ceremonia. Si no llora ni da muestras de tener miedo significa que la diosa se ha encarnado en ella.


Chania lleva dentro el espíritu de la diosa Taleju. Vive con él, se mueve, estudia, duerme, juega… y nunca olvida que ha sido escogida. Sabe bendecir a los fieles que acuden diariamente a verla y le ofrecen pequeñas cantidades de dinero, que dejan en sus pies. Ellas le da pétalos de rosa, esperanza, arroz teñido de rojo, fruta y suerte, mucha suerte en los negocios. Los viernes una larga cola de comerciantes esperan su bendición. También sabe curar la esterilidad y otros males y enfermedades.

Tiene poder para hacer cumplir los deseos de los demás.


Mientras le hago fotos ella me observa y, en silencio, me habla al mover su cuerpo cuando mi pensamiento se hace ruego. Y yo callada la observo y le pido paz, una hermosa paz que parece regalarme y así horas. Y como una niña la veo jugar con su hermano Nibendra. Y a desgana estudia inglés, ordena la mochila y se queda un rato junto a la ventana. Aparecen fieles, turistas, ruido al fin, que ella sortea con infinita paciencia. Y quizá entonces se convierte en la pequeña Diosa que es.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *