Habla Anisah Ardah (87 años), Bundo Kanduang

Bundo Kanduang significa en la lengua minangkabau nuestra madre. En cada aldea o en cada distrito de Sumatra una Bundo Kanduang reúne a las mujeres para hablar de los problemas de la aldea o de las mujeres. Es un cargo político que ella ejerce con generosidad y amor. A una Bundo Kanduang se la considera una mujer sabia.

“Hace un año que me jubilé pero he estado 35 años haciendo de Bundo Kanduang de este distrito de Bukittinggi. Una vez al mes convocaba a las mujeres en esta casita, que es nuestro centro de reuniones. La Bundo Kanduang enseña Adat. El Adat son las tradiciones de nuestros antepasados, y permanece en las 12 regiones en West Sumatra, pero en cada región se aplican con pequeñas variaciones. Son nuestras costumbres ancestrales, y trata del comportamiento de todos.

Adat es hondura, en descubrir quién somos, es amor, es generosidad. Se utiliza para organizar las bodas, durante las celebraciones y en la muerte. Hay que saber qué platos cocinar en cada ocasión, como hacer que los invitados estén cómodos, como conseguir una buenas relaciones entre las diferentes familias y clanes, que haya amistad y entendimiento entre todos, y siempre la buena voluntad de encontrar el bien común.

Desde la infancia a los minangkabau se nos enseña a comportarnos bien con los mayores, con las personas de la misma edad y con los niños. Con las personas de la misma edad hay que ser amigas e intentar evitar las peleas, aunque si suceden que no duren más de tres días, porque no tiene sentido alargar el malestar. A los niños hay que darles amor y nunca pegarlos aunque sean muy traviesos. Hay que hablar con ellos, ser paciente. A los niños y a las niñas se les enseña por igual, pero con mis nietos hubo que esforzarse más con los niños porqué no hacían tanto caso.

Durante las reuniones se resuelven también otros problemas. Por ejemplo si una mujer tiene un conflicto en su casa, sea de la índole que sea, va a hablar en privado con la Bundo Kanduang, esta palabra significa madre, y la Bundo Kanduang aconseja como una madre. En la reunión siguiente se expone el problema sin nombrar a la mujer y todas demás dan su opinión. De esta manera la persona se siente arropada por las demás y obtiene una visión más amplia de su asunto con la mirada de las otras.

Durante las reuniones de mujeres y en las fiestas y celebraciones se elabora el “inti” que consiste en una bola de harina de gluten rellena de coco y azúcar. A veces en la bola se pone también crema de Padang que es de color verde claro. Este “inti” simboliza acuerdo mutuo que es la base de nuestra sociedad minangkabau tan diferente al resto de Indonesia.

Desde muy pequeños a los niños se les enseña a llegar a un acuerdo y así de mayores resulta mucho más fácil. Esta es la tradición que enseña el Adat, que es mucho más que valores éticos. Es actuar con el corazón, sin dejar atrás la razón. Es partir desde la esenia de nuestro ser para todas las cosas de la vida, son nuestras costumbres que se repiten de generación en generación.

En las reuniones de mujeres nunca participa el penghulu. Éste se preocupa principalmete de arreglar la ceremonia de la muerte. Concretar el día del entierro, la mejor hora, el tipo del rezo… en fín los aspectos formales de la fiesta. También cuando en una familia se plantea un desacuerdo en la herencia se le pide consejo para acabar la pelea. Es un mediador que conoce las leyes y que ayuda a resolver las trifulcas de la comunidad. Hay un respeto mutuo entre la figura del penghulu y la de la Bundo Kanduang. Su labor mutua funciona con armonía. En este distrito o nagari, hay 6 mujeres que ejercen de Bundo Kanduang.

El hombre protege la propiedad de la mujer (la pusaka) y es el representante de la familia hacia el exterior. Cuando hay un problema negocia con las otras familias para poder resolverlo. Cuando era joven las mujeres no llevábamos pañuelo en la cabeza e incluso recuerdo que íbamos en manga corta, ahora es diferente las mujeres llevan pañuelo y van muy tapadas…

En nuestra sociedad no hay malos tratos es una sociedad pacífica. Se habla de ella en todo Sumatra, se habla de Bukittinggi y de todo este valle del monte Merapi, cuna de esta sociedad matriarcal minangkabau, porque nosotros recibimos la educación del Adat. Aquí el matriarcado se explica por la herencia alta de las mujeres y por la línea matrilineal de la descendencia. Nuestra sociedad está formada por clanes matriarcales que conservan el nombre de la madre. En nuestra sociedad no hay apellidos. Sólo los nombres y la referencia de la madre al nombrarte.”

Anisah Ardah



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *