Los Minangkabau I. Ida. La naturaleza es nuestra maestra

Ida es la dueña y la jefa de sus tierras, nadie manda sobre ella. Eso la hace sentirse relajada y feliz. Los campos los ha recibido en herencia de su madre. Hoy, Ida y su hija se ocupan de separar las plantas de arroz para que puedan respirar mejor y crecer con más alimento. El campo produce dos cosechas al año y los beneficios rondan los 500 euros. Su marido trabaja de jornalero en otros campos de arroz y le da el sueldo porque ella se encarga de la economía.

Ida, era mi vecina en Patangaham aldea próxima a Bukittinggi y un día me explicó: “ ‘La naturaleza es nuestra maestra’. Esta es la esencia del Adat, la filosofía que rige la sociedad matriarcal minagkabau. Pero hay que saber desechar de ella los aspectos negativos –el fuerte se come al débil- y aprender sólo de los positivos”.

Y me puso un ejemplo: “La planta de arroz, cuando es joven se desarrolla orgullosa y erguida, pero cuando madura, el peso de los granos la hacen curvarse”.

¿Cuál es la enseñanza?, para Ida está muy claro: debemos aprender a ser desprendidos y humildes con los demás a pesar de poseer riquezas y descartar de nuestra vida el orgullo y la arrogancia”.



3 respuestas a “Los Minangkabau I. Ida. La naturaleza es nuestra maestra”

  1. AnaMR. dice:

    Con ella se aprende, lo mismo que se podría aprender de muchísimas mujeres si las dejaran, desde que nacemos es una lucha titánica por sobrevivir y muchísimas después de muchísimos sufrimientos sin conocer lo que es la felicidad en un sólo día de su vida la dejan de forma trágica, muchas veces me he preguntado ¿por que desde siglos esta discriminación tan aberrante?
    Muchas gracias por sus artículos, me gustan.
    Ana Montis R.

  2. Gabriela dice:

    Anna, graoias, hermoso!!!

  3. Chema Vázquez Aza dice:

    Gracias, Anna, por tu labor de hacernos llegar ejemplos de culturas fraternales y sostenibles. Es tan bello sentir la sencillez y sinceridad de la gente humilde y sencilla, nos dan ejemplos vitales.
    Ana Montis, desde mi punto de vista es la ignorancia y falta de conciencia lo que hace al ser humano producir tanto daño, a su propia especie, a otras especies y al planeta Tierra, nuestra casa.
    Incluso agunlos que tienen tanto poder y se supone que son gente educada por egoísmo ignoran a los demás y sólo buscan su placer. Necesitamos una nueva cultura farternal. Saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *