Los Minangkabau IV. Roslaini. La escuela que educa con el corazón

Roslaini es doctora en pedagogía y la directora del colegio Kepala de Bukittinggi. Durante mis días en Sumatra tuve la oportunidad de conversar con ella sobre la educación de los niños y las niñas minangkabau. Roslaini es una persona muy amable y culta y me agasajó con un té y unos dulces mientras charlábamos. Después me enseñó la escuela y fui testigo de como los alumnos, al finalizar la clase, besaban la mano de la maestra como una forma de expresar su cariño y respeto.

“Vivimos en una sociedad matrilineal y nuestra manera de ser no hay libro que la enseñe, la aprendemos en casa, después en la escuela. Adat, la profunda esencia que define nuestra sociedad, nos educa en cómo tratar a las personas mayores, a las que tienen nuestra edad y a los más débiles. Por ejemplo con la suegra o la nuera, no debemos utilizar la confrontación que no beneficia a nadie, sino un lenguaje sutil para que pueda ver los errores cometidos.

O bien si el marido de tu hija no trabaja de forma adecuada. Hay que hacerle comprender con tu comportamiento o con palabras delicadas que debe cambiar su actitud. Hay que evitar el enfrentamiento que no beneficia a nadie y actuar siempre con el corazón.

Aunque en la cultura minangkabau la mujer recibe la herencia alta, ‘la pusaka’, nuestro Profeta nos enseña que la mujer tiene que escuchar lo que dice el hombre. Esta sociedad es matrilineal y patrilineal a la vez. Vienen a la escuela 200 niños y niñas de entre 6 y 12 años”. Me explicó Roslaina.

Roslaina tiene dos hijos y una hija.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *