Los Minangkabau VI. Los preparativos de la boda de Imel

Imel se casa y las mujeres de la familia están preparando en una aldea cercana el manjar que se servirá en la boda. La novia me acompaña en pijama que es como se visten los tres últimos días antes de casarse. Es un tiempo de reflexión y por eso no acostumbran a salir de casa, pero conmigo hace una excepción y me enseña como guisan la comida del festín. Se utilizan 20 Kg de carne de búfalo, 20 Kg de pato, 20 Kg de pollo, verduras como la yuca frita, la jaca, también arroz y pescado, luego vendrá el dulce y la gelatina de colores. Se beberá agua embotellada.

Las mujeres trabajan cerca del fuego y ríen. Yo les pregunto sobre el amor y el romanticismo y ellas me responden que sin amor no podrían preparar esta comida. Los alimentos, según la tradición del Adat, se cocinan con cariño y amor porque así sientan muy bien.

La carne de búfalo recibe el nombre de “randang”, el plato tradicional minangkabau. Se prepara muy lentamente, con salsa de coco, jengibre azul, cúrcuma, ajo, cebolla, guindilla roja y pimentón. Antes de irme me explican que para ellas el amor es compartir juntas estas veladas de ayuda mutua.

Durante las celebraciones y comidas se fortalece la amistad entre los clanes y se establece la redistribución de los alimentos afianzando una economía que favorece el bien común. Los padres se ocupan de cultivar las relaciones entre los diferentes clanes y las madres tienen un papel fundamental en la elaboración del festín. Ellas se afanan para que todo vaya bien y la gente esté contenta.

En la boda de Imel, asistirán más de 500 invitados.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *